DIA 9 – Sigiriya lion’s rock – Pidurangala

Buenos días Sigiriya! Lion’s rock vamos a por ti! Jeje!

Sigiriya es una parada casi obligatoria en un viaje a Sri Lanka por su roca del león, una enorme piedra de 200 metros en la que una vez hubo un castillo en su cima! El palacio del rey Kashyapa, que tenía que estar muy loco para querer vivir allí!

Después del desayuno Chami nos acercó en coche hasta la entrada del recinto donde se encuentra el lion’s rock. Nada más entrar hay que pasear por una explanada con jardines y estanques mientras te vas acercando al pie de la roca. A medio camino se encuentra la taquilla donde comprar las entradas.

Sri_Lanka_dia9-1

Lion´s Rock desde los jardines

Antes de comenzar la subida, cerca de las taquillas, hay un museo que nosotros nos saltamos. Estábamos ansiosos por empezar a escalar la roca.

Con la patita en la mochila (emeibaby toddler) comenzamos a subir los muchos escalones que nos llevarían hasta la cima. Madrugamos para evitar el calor, pero de todas formas tuvimos suerte porque durante todo el ascenso la propia roca nos daba sombra, y además corría una brisa muy agradable.

Sri_Lanka_dia9-3

Lion´s Rock, Sigiriya

Hay escalones para todos los gustos, algunos excavados en la roca y otros metálicos que facilitan la subida. Mediante una escalera de caracol se llega a unas pinturas muy especiales de mujeres con el torso desnudo. Se estima que puede haber cerca de 500 pero en la actualidad tan solo se conservan unas pocas.

Sri_Lanka_dia9-2

Lion´s Rock, Sigiriya

Vuelta a bajar por otra escalera de caracol y se sigue con la ascensión. En el siguiente tramos se recorre un pasillo con poca pendiente en el que tienes la roca a mano derecha y lo que llaman mirror wall o pared espejo a la izquierda. Esta pared esta protegida por una cuerda que no permite que te acerques a tocarla, ya que en alguna época ha habido gente muy simpática que ha querido dejar allí su firma!

Y por fin llegamos a la terraza donde se accede al último tramo de escaleras para llegar a la cima. Esta es sin duda la zona más característica y la que da nombre a la roca, porque dos garras de León flanquean la escalera de piedra. Se cree que en su momento toda la roca tendría forma de León, pero ahora solo quedan las garras. Y como no, allí estábamos un montón de turistas queriendo sacar la foto con las garras, jeje!

Sri_Lanka_dia9-5

Lion´s Rock, Sigiriya

Sri_Lanka_dia9-4

Lion´s Rock, Sigiriya

En el último tramo las escaleras son bastante verticales y hay zonas en las que se sube y se caja por el mismo tramo, con lo que no queda más remedio que iré esquivando gente. Algunos llegan exhaustos hasta aquí, y cuando me veían a mi con la patita en la mochila alucinaban! Jajaja! Para nosotros el ascenso no fue nada complicado, las piernas se cansan porque son muchas escaleras y algunas de ellas muy altas, pero por lo demás tampoco nos pareció un exceso.

Una vez arriba las vistas son espectaculares! Sri Lanka es verde la mires por donde la mires, y desde aquí arriba nos quedó más claro todavía! Y también se ve Pidurangala, el que sería nuestro objetivo para la tarde!

Sri_Lanka_dia9-7

Lion´s Rock, Sigiriya

Toda la cima esta dividida en rectangulos de diferentes tamaños y a distintas alturas, y quedan algunos de los muros del castillo que alguna vez fue. El viento aquí arriba era muy fuerte, lo que evitaba pasar calor pero llegaba a ser molesto!

Sri_Lanka_dia9-6

Vistas de los jardines desde la cima de Lion´s Rock, Sigiriya

Sri_Lanka_dia9-8

PIdurangala desde Lion´s Rock, Sigiriya

Fotos aquí, fotos allí, un poco de descanso sentados en alguno de los muros y para abajo! La bajada debería ser más sencilla, al menos es menos física, pero a mi me molestan más las rodillas y siento que tengo que ir con más cuidado! En unas 2h 30min desde que entramos en el recinto nos dio tiempo a subir, difrutar de las vistas y bajar.

En el parking nos esperaba Chami, pero como íbamos con tiempo no pudimos negarle a la patita su momento helado! Jeje!

Volvimos al Royal Retreat, nos dimos un buen chapuzón en la piscina y a las 12 yo solita me fui con Chami hasta Habarana para disfrutar de un tratamiento ayurbedi! Jiji!

Chami se había encargado de reservar la hora en un sitio que el mismo me recomendó. El centro de llama Athrea y también es hotel. Nada más llegar me hicieron descalzarme, y después de pagar por adelantado me llevaron hasta una habitación con dos camillas, me parece a mi que la mayoría vienen en pareja ☺️

Me pidieron que me quedara en bragas y tapada con una toalla, y sentada en una silla empezó la fiesta!

La mujer empezó por “masajearme” la cabeza, de una manera un tanto brusca pero agradable. No os imagináis como me dejo el pelo de aceite! Jiji! Después un poco la espalda y a la camilla. Primero boca abajo tapada con la toalla. Me descubría una pierna y ala, a masajear de arriba a abajo desde la punta de los pies. Lo mismo con la otra pierna, los brazos y la espalda! Media vuelta y el mismo orden pero por delante, cara incluida.

No es un masaje nada delicado, es más bien bruto pero muy agradable. La mujer tenía incluso las manos asperas y lo notaba a pesar del pringue de aceites que llevaba!

Después de 1h de masaje me enroscó en la toalla y me llevo al baño de vapor durante 20 minutos. En ese momento sentí como si me quisieran cocinar a fuego lento. Era un habitáculo de cemento con una rejilla en el suelo cubierta de hojas de no se que árbol, y venga a salir vapor que me tenía sudando la gota gorda!

Por fin la mujer vino a mi rescate y me llevo de vuelta a la habitación donde estaba mi ropa. Me secó con la toalla (si, lo hizo ella) y me dejó para que me vistiera. La verdad es que hubiese agradecido una ducha después del tratamiento, pero me tocó esperar haya llegar a mi hotel.

Para terminar me daban un té y una especie de azucarillos con un color marrón un poco sucio y me dejaron en una silla pasando el rato entre árboles. Me imagino que yendo en pareja este es el rato en el que comentas que te ha parecido el tratamiento, pero allí sola con un té que no me gusta… Le di un par de tragos, les di las gracias y me fui con Chami de vuelta al hotel!

Llegué sobre las 14:30 y comí solita mientras papá pato y la patita echaban la siesta. A las 16:00 venía de nuevo Chami a buscarnos para llevarnos a Pidurangala.

Esta parte del día no la teníamos muy clara, y es que nos habían comentado que la subida a Pidurangala era complicada, no dura fisicamente, sino difícil por los tramos de rocas que hay que atravesar. De todas formas decidimos acercarnos e intentarlo, si lo veíamos demasiado complicado nos daríamos la vuelta.

Así que con la peque en la mochila empezamos la ascensión. Escaleras, escaleras y más escaleras con mucha pendiente hasta llegar a un Budha tumbado, otro más en nuestro vieja por Sri Lanka!

Sri_Lanka_dia9-12

Subida a Pidurangala

Y llegamos al tramo más complicado. Piedras enormes unas sobre otras por las que pasar escalando de la mejor manera que podíamos. El tramos más complicado nos pareció el final, ya que para llegar a la cima hay que estirarse como un chicle para llegar con las piernas de una roca a otra. Papá pato subió primero para agarrarme de la mano y tirar de mi, mientras un chico catalán con el que coincidimos en la subida se queda detrás para empujarme en caso necesario, jeje! No hay fotos del momento porque como comprenderéis no estábamos para sacar la cámara 😉

Pero desde luego el esfuerzo mereció la pena, y es que la cima de esta gran roca es espectacular. 

Sri_Lanka_dia9-11

Pidurangala. Vistas de Lion´s Rock

Sri_Lanka_dia9-10

Pidurangala!!!!

Así que reto conseguido! Y en realidad a pesar de la dificultad la subida no es para tanto, en 45 minutos subimos, disfrutamos de la cima y bajamos, eso si, con un buen tembleque en las piernas por el esfuerzo 😉

Retirada a nuestro hotel y a descansar el reto de la tarde en la piscina! Merecido descanso sin ninguna duda!

GASTOS

Entrada lion’s rock 3950 rs / pax

Masaje ayurvedi 4000 rs

Entrada Pidurangala 500 rs / pax

Leave a Reply