DIA 2 – Meiji-Jingu – Omotesando – Takeshita-dori – Yoyogi-koen – Tokyo tower

Segundo día en Tokyo y más o menos adaptados al horario, aunque seguimos despertándonos pronto y no nos viene nada mal para aprovechar bien la mañana.

Hoy tenemos un día bastante completo, empezando por el santuario sintoista Meiji-Jingu, posiblemente el más importante de Tokyo. La estación de metro más cercana al santuario es la Harajuku, desde donde encontramos la señalización necesaria para llegar hasta el santuario, atravesando para ello un bonito parque. Las Torii gigantes que encontramos por el camino nos indican que vamos en la dirección correcta.

Japón_día2-1

Meiji-Jingu

Japón_día2-2

Meiji-Jingu

Japón_día2-3

Meiji-Jingu

Al llegar realizamos el ritual que ya tomaríamos por costumbre al visitar templos, por calor más que por religión. Consiste en lavarse las manos con agua fresca delas fuentes que hay en la entrada de cada templo, y a continuación beber un traguito. Para nosotros, y sobre todo para la patita, se convirtió en la mejor forma de refrescarnos para poder aguantar el calor asfixiante!

Japón_día2-4

Meiji-Jingu

Menudo sorpresa nos llevamos al visitar el Meiji-Jingu, y es que tuvimos la suerte de coincidir con una boda tradicional y con un grupo de gente que entraba al recinto principal (cerrado al publico) para rezar.

Japón_día2-5

Meiji-Jingu

Japón_día2-6

Meiji-Jingu

En todos los templos puedes encontrar unas tablitas en las que puedes escribir algún deseo u oración de agradecimiento. También suele haber unas cajas de madera de las que puedes sacar un palito con un numero tras agitar con fuerza, y dependiendo del numero te dan una tarjeta donde estaría escrito tu futuro. El Menji-Jingu es uno de los pocos en los que tiene tarjetas en inglés, así que sacamos nuestro palito correspondiente, con tal mala suerte de que no les quedaba tarjeta de mi numero y me dieron otro :( jiji

Japón_día2-7

Meiji-Jingu

Japón_día2-8

Meiji-Jingu

Tras la visita al Meiji-Jingu nos dirigimos al boulevard Omotesando, una calle comercial larguísima con tiendas y más tiendas. Entre esas tiendas esta Kiddyland, una tienda enorme de juguetes y cosas para niños. A nosotros nos alucinó, porque puedes encontrar cosas muy curiosas, la música de dibujos animados es muy graciosa, los dependientes van disfrazados, etc. Vamos, que no tiene nada que ver con el ir al Toys R us. Volvimos calle arriba hasta Harajuku, donde esperábamos encontrar adolescentes de tribus urbanas tokyotas vestidas de una forma de lo más original y discreta, jiji. Y efectivamente allí estaban, sacandose fotos con todos los turistas que esperábamos nuestro turno para ponernos junto a ellas. La patita alucinaba y nosotros también! Con tanta pinza en el pelo tienen que tener un dolor de cabeza…

Japón_día2-10

Tribus urbanas en Harajuku

Japón_día2-11

Tribus urbanas en Harajuku

Después de las fotos nos acercamos hasta Takeshita-dori, calle peatonal llena de tiendas de moda y que es el bazar de la subcultura local. Estaba hasta arriba de gente joven, y como nos costaba pasear por ella la verdad es que no aguantamos mucho tiempo.

Japón_día2-9

Takeshita-dori

Aunque parezca que con todo lo que habíamos visto hasta este momento ya tenía que ser tardísimo solo era la hora de comer, y de que la patita echase la siesta. Nos acercamos hasta el parque Yoyogi o Yoyogi-Koen. Al planear la ruta por Tokyo teníamos claro que esta zona había que hacerla un domingo, ya que es el único día de la semana en el que los japoneses disfrutan de la familia y salen a la calle. Este parque esta lleno de gente en grupos realizando las actividades más raras que os podáis imaginar, ensayar una coreografía, gimnasia, cantar, un concierto, ensayar una obra de teatro, etc. Nosotros compramos unos fideos y algo de comida para llevar en un puesto a la entrada del parque, buscamos un sitio a la sombra de los arboles y nos dedicamos a descansar un rato viendo lo que pasaba a nuestro alrededor, todo bastante subrealista todo hay que decirlo. De aquí nos fuimos hasta Roppongi para visitar la Tokyo Tower. De camino vimos como el cielo se iba oscureciendo, pero no pensábamos que fuese a ser para tanto.
Japón_día2-12

Tokyo Tower

Se empezó a levantar un viento huracanado y en pocos minutos empezó a llover a mares. No teníamos muy claro si subir a la torre, pero viendo la que estaba cayendo no teníamos nada mejor que hacer, y como el mirador era cubierto por lo menos estaríamos a salvo de la lluvia. Eso si, el mal tiempo no nos dejó disfrutar de las vistas como lo hubiésemos hecho en un día despejado. De hecho, el templo Zojo-Ji se debe ver bastante bien desde la torre, pero nosotros no tuvimos esa suerte.

Japón_día2-13

Vistas desde Tokyo Tower

Nos tocó volver hasta el apartamento lloviendo y llegamos hechos polvo, tocaba descansar para reponer fuerzas para el día siguiente.

Leave a Reply