DIA 18 – Kyoto – Fushimi Inari -Pabellón dorado

Seguro que si os hablo de Fushimi Inari no tenéis ni idea de lo que es, pero ¿qué pasa si os hablo del sendero de las 5.000 puertas? Y es que si habéis visto la película “Memorias de una Geisha” seguro que recordáis la escena en la que la pequeña Maiko corre por un pasillo de puertas rojas.

Memorias de una Geisha

Y aquí estamos nosotros!!

Japón_día18-1

Para llegar hasta aquí cogimos un tren local a Inari, la jojo line. Este templo se encuentra a pocos minutos de Kioto, y es de obligada visita por lo especial del paisaje, os prometo que no os dejará indiferentes. Es un sendero de unos 4 km que transcurre bajo casi 5.000 puertas rojas, por pendientes y escaleras siempre rodeados de una naturaleza exuberante, en el que tambien puedes encontrar centenares de zorros tallados en piedra.

Es muy divertido pasear entre tanta torii e intentar sacar fotos sin turistas, aunque a veces es misión imposible! Nosotros no conseguimos hacer todo el recorrido, pero nos encantó la sensación de pasear bajo las puertas rojas de diferentes tamaños!

Japón_día18-3 Japón_día18-2

Después  de la visita a Fushimi Inari nos fuimos hasta la otra punta de Kioto, primero en tren local hasta la estación JR y depues en bus con all day city bus pass. Aquí visitamos el Kinkaku-ji o famoso pabellón dorado. Es un edificio de 3 plantas que se encuentra en la orilla de un lago en los jardines del templo, y las dos plantas superiores están cubiertas de pan de oro, y en el se guardan las reliquias del Buda. Además de admirar el pabellón dorado, también podemos pasear por el jardín zen que se encuentra al lado.

 

Japón_día18-4

Kinkaku-ji o Pabellón Dorado

La patita se perdió gran parte de la visita porque era su hora de la siesta 😉

Japón_día18-5

De siesta en Kinkaku-ji

Cogimos otro bus hasta Ninnaji temple, en el que se puede visitar un jardín zen muy chulo.

Japón_día18-6

Jardín zen de Ninnaji temple

Japón_día18-7

Pagoda en Ninnaji temple

Despues de la visita a Ninnaji temple aprovechamos el billete de bus para acercarnos hasta el barrio Higashiyama, donde empieza el sendero de la filosofia o tetsugaku-no-michi. Nosotros hicimos el recorrido desde el templo Ginkaku-ji hasta el templo Eikan-do.

Y cansados de tanto paseo buscamos parada de bus para volver hasta la estacion de Kyoto, con tal mala suerte que nos llevó más rato del que esperabamos y perdimos el tren a Nagoya que teníamos reservado. Así que al llegar reservamos billetes para el siguientre tren y aprovechamos para cenar en la estación, en la planta 10. Encontramos un local muy chiquitin en el que decían vender hamburguesas de kobe. Por el precio que pagamos no tenemos muy claro que fuese kobe, pero la verdad es que estaban riquísimas!

Leave a Reply