DIA 1 – Negombo aeropuerto – Veyangoda

Por fin, después de muchas horas de viaje aterrizamos en el aeropuerto de Negombo a las 16:10 hora local, 3h 30min más que en la península.

Cruzamos los dedos para que nuestras maletas aparecieran por la cinta, o por lo menos una de ellas, ya que siempre viajamos con la ropa dividida para tener mas opciones de que algo llegue a destino. Por suerte a aparecieron las dos, aunque nos tocó esperar un rato ya que el avión en el que viajamos era enorme.

Nada más salir nos encontramos con nuestro transfer esperando con un cartel con nuestro nombre. Le pedimos unos minutos para poder cambiar algo de dinero y comprar una tarjeta SIM para el móvil.

Decidimos cambiar solo 100€ ya que en los aeropuertos el cambio no suele ser el mejor. Lo encontramos a 142,48 rupias por euro, bastante más bajo de lo que ha estado en años anteriores.

Para la SIM nos decidimos por la compañía dialog, por 1300 rupias conseguimos 5 Gb de datos y 400 rupias en llamadas locales. Hay otras ofertas con llamadas internacionales incluidas, pero preferimos tener más datos y aprovechar el wifi de los alojamientos para hacer skype con la familia. Con 5 Gb de datos podemos compartir wifi con nuestros móviles y de esa manera poder estar conectados siempre que lo necesitemos.

El recorrido en coche hasta nuestro alojamiento fueron algo menos de 20 minutos, tiempo suficiente para darnos cuenta de lo temerarios que son al volante, y es que a pesar de haber 2 carriles pintados ellos ven un tercero imaginario! Entre motos, tuktuk, coches, furgonetas y camiones, os podéis imaginar el cristo que se monta! Casi es mejor cerrar los ojos y dejarse llevar 😅

Nuestro alojamiento para la primera noche era mas bien una parada técnica en medio de la nada, simplemente buscamos algo cerca del aeropuerto y cerca de una estación de tren en la linea a Anuradhapura, nuestro primer destino turístico. Elegimos el Sri Voc home stay (más información sobre alojamientos aquí) porque cumplía nuestros requisitos, y ademas gracias a ellos conseguimos los billetes de tren que necesitábamos, y es que no es posible comprar billetes de tren antes de llegar a Sri Lanka y no nos la podíamos jugar a probar suerte.

La familia propietaria de la casa ofrece dos habitaciones para huéspedes. La casa es enorme y preciosa y la familia encantadora. Nos prepararon una cena increíble y nos dio muchísima vergüenza no ser capaces de terminarla! Nos prepararon dos platos de arroz diferentes, verduras y pollo. Y de postre cuajada de búfala con miel de coco. Estaba todo realmente rico.

Cena tradicional

Cena tradicional

La patita estuvo todo el rato jugando con la hija menor de la familia, una niña de 12 años muy simpática que hasta le enseñó como tocaba el piano 😉 

Pero el cansancio hizo mella y acabamos yéndonos a dormir con una pataleta importante. Menos mal que una vez pasada pudimos dormir! Como veníamos con el cambio horario y habiendo dormido menos de lo normal durante el viaje, la patita cayó rendida sobre las 21, aguantó hasta las 2, se desveló hasta las 4 y volvió a dormir del tirón hasta las 9. 

Primera etapa superada!

GASTOS: 

Habitación + transfer aeropuerto 57$ 

Cena 

Tickets tren + gastos gestión 

Leave a Reply